5 situaciones en las que debes hablar con el propietario de tu piso de alquiler

Cuando se alquila un piso, tanto el propietario como el inquilino deben confiar el uno en el otro para empezar la relación arrendaticia con buen pie. Siempre existe un margen de riesgo, ya que por muchas preguntas que se hagan para conocerse mejor antes de firmar el contrato, hasta que el inquilino no entra a vivir y surgen los primeros contratiempos, no se sabe cómo es realmente cada parte. Hoy, en Api.cat te mostramos algunas situaciones que revelan que la relación con el propietario de tu piso de alquiler no es la adecuada.

como dejar un piso

Situaciones en las que debes hablar con el propietario de tu piso de alquiler

No se hace cargo de los desperfectos que le corresponden

Según el art. 21 de la Ley de Arrendamientos Urbanos, el propietario debe responsabilizarse de las reparaciones que sean necesarias para que la vivienda esté en condiciones de ser habitada; y el inquilino debe asumir las pequeñas reparaciones que exija el desgaste por el uso ordinario de la vivienda.

Aunque la ley da pie a un pequeño margen interpretativo, queda claro que, por ejemplo, unas humedades son responsabilidad del propietario y el cambio de una bombilla, del inquilino. Así pues, si tienes una avería grave que es de su responsabilidad y se desentiende de ella, no está cumpliendo con sus obligaciones como arrendador.

Aparece sin avisar

Imaginemos que vives en un piso de alquiler en Barcelona. Tras mucho insistir, has logrado que el propietario se haga cargo de una avería. Pero se presenta en la puerta de tu casa con el técnico sin avisar. A lo mejor estás en pijama, con platos sucios en el fregadero o te pilla a punto de salir…

Quizás ha sido una decisión sin mala fe o quizás pretendía, de paso, ver cómo está la vivienda sin preaviso. En cualquier caso, no es la actitud más adecuada. Lo lógico es que te avise con al menos 24h de antelación y procure cuadrar la disponibilidad del técnico con la tuya.

No responde a tus llamadas ni emails

Pongamos por ejemplo que se te ha inundado la cocina y necesitas hablar urgentemente con el propietario. O quizás no es una emergencia, pero quieres consultarle algunas cosas referentes al contrato. Sea cuál sea la situación, el caso es que no te contesta y tras unos días sigue sin responder a tus llamadas ni emails. Está claro que o bien hay un motivo de peso por el cuál no responde, o bien se ha desentendido de sus responsabilidades como arrendador. Si se tratara de lo segundo… tienes una conversación pendiente.

Sube la renta de alquiler sin avisarte

La renta del alquiler solo se puede actualizar en la fecha en que se cumpla cada año de vigencia del contrato y en los términos que se acordaran entre las partes. Es decir puede subir lo que haya incrementado el IPC o el índice de referencia que se pactara, pero no la mensualidad. Al menos hasta que toque renovar el contrato.

Las condiciones del contrato ya no te encajan

Si en su momento aceptaste la prohibición de tener animales en casa, pero ahora quieres adoptar un perro. O si por contrato no puedes pintar las paredes a tu gusto y te has cansado de esa restricción… tienes dos opciones: hablar con el propietario para ver si cambia de opinión, y si no, dar los 30 días de preaviso y mudarte.

 

Foto: BIT Comunicació

Visto en: Trulia

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
Las respuestas a los comentarios contenidas en este blog son orientativas y no son constitutivas de ningún asesoramiento legal, por lo tanto, no tienen fuerza vinculante, no se deriva responsabilidad y no otorgan ninguna garantía sobre la licitud y legalidad de la información difundida.

Deja un comentario