Hipoteca energética: la otra hipoteca que tiene tu casa

Quién quiere comprarse una vivienda, prácticamente solo tiene en mente un cálculo: de cuánto dinero dispone para hacer frente al pago de una hipoteca. Algunos van más allá y también tienen en cuenta los gastos derivados de la compraventa de una vivienda, tales como los impuestos o la notaría. Pero lo que casi nadie contempla es la hipoteca energética. Te contamos qué es y por qué es importante en Api.cat

hipoteca energetica

La hipoteca energética es como una segunda hipoteca

La hipoteca energética es el coste energético mensual que genera una vivienda para que ésta sea habitable. Se trata de cuánto dinero nos cuesta hacer que en la casa haya una temperatura de confort tanto en verano como en invierno para poder vivir en ella dignamente. Y puede parecer una tontería, pero no lo es. Si haces la media del coste energético mensual de tu hogar y lo multiplicas por el total de años que esperas vivir en ese piso en Barcelona, te darás cuenta de que realmente, se trata de una segunda hipoteca.

Las facturas de luz y gas eran cantidades de dinero más pequeñas y fragmentadas que no preocupaban mucho a las familias, hasta que el precio de la luz ha subido tanto en los últimos años (un 83% desde 2003) que se ha convertido en una preocupación para miles de hogares españoles.

Además, según datos del IDAE, más del 95% del parque de 25 millones de viviendas españolas necesita actuaciones de eficiencia energética porque tienen una calificación entre las letras D y G. Fíjate bien en el dato: La diferencia entre la calificación más alta, la A, y la más baja, la G, es del  80% en el consumo de energía.

De ahí que sea tan importante empezar a darle la importancia que merece a la eficiencia energética de las viviendas, cosa que depende de varios factores, como por ejemplo: la calidad de la construcción, la eficiencia de los  electrodomésticos y sistemas de climatización, la ubicación y el clima exterior.

La hipoteca energética no solo afecta al bolsillo de los particulares

En un artículo publicado en El Mundo, Javier García Breva, experto en energía y ex director general del IDAE, afirmaba que a la hipoteca energética de los hogares se debe añadir la hipoteca que para España supone dedicar cada año el 5% del PIB a pagar las importaciones de gas y petróleo.

Las casas representan el 18,6% del consumo energético nacional. Eso significa que con una eficiencia del 50% podría ahorrarse 5.000 millones de euros al año y, con una eficiencia del 80%, hasta 8.000. Cifras conservadoras teniendo en cuenta el potencial de ahorro en el sector residencial y que hacen de la rehabilitación uno de los motores de la industria, la innovación tecnológica y el empleo.

¿Te preocupa la hipoteca energética de tu vivienda?

 Foto: BIT Comunicació

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
Las respuestas a los comentarios contenidas en este blog son orientativas y no son constitutivas de ningún asesoramiento legal, por lo tanto, no tienen fuerza vinculante, no se deriva responsabilidad y no otorgan ninguna garantía sobre la licitud y legalidad de la información difundida.

Deja un comentario